TRU – ARGUMENTO

La historia comienza con Lara Croft, caminando en uno de los pasillos inferiores de la Mansión Croft, cuando de repente, una explosión envuelve en llamas a la mansión, en la que Lara debe ir al salón principal. Al llegar a la puerta principal, Zip empieza a dispararle mientras Winston intenta detenerlo. El juego retrocede entonces a una semana antes, con Lara en el Mar Mediterráneo, que está buscando un camino a Ávalon, el lugar mítico donde descansan los restos del Rey Arturo, y el lugar donde Amanda dijo que se encuentra la madre de Lara. Lara encuentra un templo de origen “Proto-Nórdico”, llevándole a creer que Ávalon y el submundo nórdico de Niflheim son el mismo lugar. También encuentra un guante que perteneció al dios nórdico Thor. Lara es atacada por mercenarios que trabajan para Amanda, que se llevan el guante al barco de esta. Tras perseguirles hasta dicho barco, Lara se encuentra con Natla, Diosa Reina de la Atlántida (que estuvo en el primer juego y en el Remake: (Tomb Raider: Anniversary) a quien Amanda tiene prisionera. Comienzan a discutir el descubrimiento de Lara, y Natla afirma que Ávalon es el mismo lugar que Helheim, en vez de Niflheim, como creía Lara. También explica que Lara necesitará el martillo de Thor, Mjölnir para entrar allí. El barco comienza a hundirse debido a una explosión provocada por uno de los mercenarios en un tiroteo con Lara. Lara dispara a Amanda cuando esta huye, y Amanda tira el guante al mar. Lara salta rápidamente para recuperarlo, dejando escapar a Amanda (Amanda deja que Lara se quede con el guante, ya que Natla le dijo que sólo Lara podría usarlo). Lara viaja a la costa de Tailandia, el lugar que le sugirió Natla, donde descubre que su padre ya había estado allí y que se llevó el segundo guante de Thor para esconderlo en su estudio secreto en la Mansión Croft y destruyó un mapa que describía el camino para llegar a Ávalon. Cuando va a la Mansión, agarra en guante (en el escritorio secreto de su padre) y además el mapa que muestra la localización del martillo, el Cinturón de Thor y Ávalon, Lara descubre con sorpresa que la mansión está bajo las llamas. Zip, herido, ayudado por Winston, dispara a Lara porque cree que es ella la que le ha disparado tras llevarse el “Amuleto” de Amanda (con el que controlaba el Ente maligno en Tomb Raider: Legend) de la caja fuerte. Lara y Winston convencen a Zip de que esa no era ella y Lara les dice que salgan de la mansión mientras ella va a ver las grabaciones de seguridad en la sala técnica. Sin embargo, antes de que Lara que pueda hacer esto, se le aparece un doppelgänger que tiene un aspecto casi idéntico al de ella, al parecer creado por Natla. El doppelganger le dispara a Alister, que intentaba escapar de las llamas, y huye. Alister muere en brazos de Lara, y ella lleva su cuerpo fuera de la casa. Lara se dispone a seguir con su búsqueda de Mjölnir, del que cree que le dará el poder para matar a Natla. En México, Lara encuentra el cinturón de Thor, que proporciona poder a los guantes. Después de hacer esto, Lara viaja a la Isla de Jan Mayen y encuentra Mjölnir en el Valhalla. Allí también lee un mensaje del dios Odín, el padre de Thor, diciendo que Thor deberá realizar un ritual antes de poder abrir al camino a Helheim (Ávalon). Con los guantes, el cinturón, y el martillo, Lara se enfrenta a Natla en el segundo barco de Amanda. Lara accede a regañadientes a cooperar con Natla, que afirma conocer el ritual de Odín. Lara viaja al Mar Ártico y, con ayuda de Natla (que la liberó cuando estaba en el barco), abre la entrada a Helheim. Pronto encuentra a su madre, Amelia, que se ha convertido en un esclavo, un ser cuyo cadáver es animado por la sustancia eitr. Mentras el cuerpo no-muerto de Amelia se le acerca, Lara, que finalmente acepta que su madre murió hace años, le dispara devolviéndola al estanque de eitr. Lara se arrodilla abatida por esta revelación, mientras Natla aparece revelando que la ha estado utilizando a ella y Amanda para conseguir entrar en Ávalon, mediante el martillo de Thor. Natla también revela que fue ella quien mató al padre de Lara, Richard, cuando este se negó a cooperar en su tarea años antes. El doppelgänger aparece e inmoviliza a Lara cuando esta iba a atacar encolerizadamente a Natla con el Mjölnir. Justo cuando Lara está a punto de morir, Amanda aparece y usa su amuleto para deshacerse del doppelganger (aunque en realidad no lo mata; ya que,según la expansión del juego llamada la sombra de lara, cuando Amanda la lanza al estanque de eitr, esta cae sobre una plataforma;quedando insconsciente y, horas después,despertando y escapando). Amanda también detiene el avance de los esclavos, dándole una oportunidad de seguir a Lara, que va tras Natla. Lara encuentra a Natla activando un gigantesco dispositivo antiguo en el corazón de una colosal caverna llena de eitr. Natla explica que Jörmungandr, la Serpiente de Midgard, es en realidad una red de placas tectónicas repartidas por los océanos del mundo, y que este dispositivo yace justo en el punto en el que el supercontinente Pangea se dividió hace millones de años. El dispositivo está diseñado para desatar el apodado Ragnarök (el fin del mundo), o lo que Natla denomina como “La Séptima Edad”, activando erupciones volcánicas de escala apocalíptica por todo el mundo. Lara destruye el dispositivo gracias a Mjölnir, y luego lanza a Natla el martillo aprovechando un descuido de ésta cuando trataba desesperadamente de detener el colapso de tan gigantesto dispositivo. Natla es derribada y cae en el eitr. Lara se reúne con Amanda, pero ambas descubren que la salida está bloqueada. Lara logra localizar el portal que trajo a su madre hasta Helheim, deduciendo que quizá su madre no conocía el funcionamiento del dispositivo y que por eso se quedó atrapada allí. Un trozo desprendido de uno de los monolitos debe de ser sujetado para que alguien pueda sacar la espada y activar el portal. Lara sostiene el escombro confiando que Amanda sacará la espada y a la vez le dará la mano para salir juntas de allí. Amanda deja por un segundo de lado su rencor haciendo lo debido y así las dos logran escapar trabajando juntas. Son teletransportadas a Nepal, donde Lara estuvo años antes (Tomb Raider Legend) y donde todo comenzó muchísimo antes. Amanda, en un último arrebato de venganza, hace amagos de querer pelear con Lara, preguntándole a ésta si de verdad creía que ahora estaban en paz, a lo que Lara le responde firmemente con otra pregunta, si cree que matándola lo estarían. Amanda guarda silencio, y se marcha reflexiva. Ya sola, una nostálgica Lara se despide (simbólicamente) de su madre, deseándole descanso eterno y cerrando de una vez por todas el misterio que rodeaba su desaparición, terminando el juego mientras ella se aleja del portal.

 

10258