TRL – PERSONAJES

Lara Croft.

Winston: La familia de Winston lleva varias generaciones al servicio de los Croft y él es el mayordomo de la familia desde que se licenció en el ejército, igual que su padre. Se mudó a la mansión Croft y, cuando su esposa murió, antes del nacimiento de Lara, se convirtió en el único interno. Se ocupa de todas las necesidades domésticas de Lara aunque la peculiar vida de su jefa hace que sus labores no tengan mucho que ver con las de un mayordomo tradicional. Pese a todo, nunca la ha decepcionado. Su lealtad hacia Lara, sus padres y la mansión Croft está fuera de toda duda.

Zip: Zip es la mano derecha y asesor técnico de Lara. Siempre está en contacto con ella a través de los auriculares, ofreciéndole constante información de utilidad ya que puede acceder a varias fuentes de recursos electrónicos y desarrolla nuevas tecnologías que podrían serle útiles a la señorita Croft. Además de ser un experto proveedor de todo tipo de artefactos, Zip es también un distinguido chef y ha trabajado en algunas de las mejores cocinas del norte de Europa.

Alister Fletcher: Alister Fletcher es el especialista en documentación de Lara y un archivo de datos fantástico e información histórica. Sin embargo, sólo investiga en bibliotecas y museos y se centra en entender y explicar lo que ya se ha encontrado, mientras Lara se dedica a buscar antigüedades. Lleva 15 años intentando doctorarse en Oxford y no lo ha logrado aún porque cree que todo está conectado entre sí, y eso le impide establecer los límites necesarios para finalizar su disertación.

Anaya Imanu: Anaya Imanu es una ingeniero de caminos que trabaja en zonas pobres de Sudamérica. Es amiga de Lara desde su época universitaria y estaba con ella durante la tragedia de Paraíso, Perú. Desde entonces, ha tenido una carrera exitosa y su camino se ha cruzado con el de Lara de vez en cuando.

Toru Nishimura: Toru Nishimura es un adinerado magnate de los medios de comunicación que es dueño de media docenas de cadenas de televisión y periódicos en el sur de Japón. Ascendió rápidamente hasta esta posición y aún disfruta actuando como el periodista que fue, por lo que no sólo se centra en los asuntos empresariales. Una de sus investigaciones le llevó hasta un ministro corrupto, una estatuilla de plata de gran valor y una joven arqueóloga que le salvó la vida cuando el objeto resultó ser más de lo que parecía. Lara Croft y él se hicieron amigos tras el incidente y se ayudan cuando surge la ocasión.

Shogo Takamoto: Shogo Takamoto fue una estrella en ciernes en la mafia japonesa durante años y ahora es un yakuza humicho (jefe). Le encantan las armas antiguas y se convirtió en un habitual del mercado negro de lujo, frustrando a coleccionistas y a aventureros al mezclar falsificaciones y objetos antiguos y a usar el poder de los yakuza para protegerse de los estafados. Sin embargo, un enfrentamiento con Lara Croft a causa de unos objetos falsos le desprestigió tanto que se vio obligado a retirarse del tráfico de antigüedades. Los yakuza no saben por qué no la mató y no descartan que sea capaz de hacerlo.

Amanda Evert: Amanda Evert era una de las mejores amigas de Lara Croft en la universidad. Aunque era una prometedora antropóloga cultural, su afición por la metafísica y su fascinación por el misticismo impedían que se convirtiese en un científico de talla, al menos en opinión de Lara. Amanda soñaba con redescubrir conocimientos místicos del pasado, conocimientos que la era de la ciencia no sólo ha perdido de vista, sino que ha expulsado del mundo. Quería enseñar estas verdades olvidadas a otros para que se iluminaran espiritualmente. No obstante, su carrera, dondequiera que se dirigiera, se cortó de raíz por culpa de un terrible suceso inexplicado en Perú, donde su cuerpo se encontró con otros doce en una tumba derruida.

James W. Rutland: El apellido Rutland se asocia desde hace décadas a políticos y ejecutivos (la aristocracia estadounidense) y James William Rutland Jr. se crió en una burbuja de grandes riquezas y privilegios. Fue a West Point y consiguió graduarse por los pelos, aunque por méritos propios, lo que le proporcionó disciplina y fuerza, elementos que encuentra útiles fuera del ejército. Jamás le ha faltado de nada o se le ha negado nada, salvo en su periodo en West Point. Es un hombre dinámico que juega duro y nunca ha ahorrado esfuerzos, sobre todo cuando persigue aquello que desea.

 

10258