GUIÓN – TR II

CHINA – LA GRAN MURALLA CHINA.

LARA (con ironía): Discúlpame, si es que sólo intentabas ayudarme a abrir estas puertas.

CLAUDIO: (Ríe). Sí, y como llave usaba esta escopeta.

LARA (con ironía): Ya no te servirá de mucho… Así que usted primero.

CLAUDIO (con intriga): De todos modos, por tus formas nadie diría que tienes sangre de monje.

LARA: Me parece que ahora las cosas están a mi favor. Así que compláceme con… información sobre la Daga. Quizá entonces te perdone la vida.

CLAUDIO: Estas puertas esperan la llegada del Único, ese momento se acerca y, entonces, la hoja de la Daga honrará los corazones de aquellos que creen. Así que, a menos que tú también jures lealtad…

LARA: ¿Y a quién te refieres con el Único?

CLAUDIO (con clamor): Me refiero a los pecados y a las fortunas… ¡de Marco Bartoli!

LARA: O quizá no… Si yo consigo evitarlo.

LARA: ¡Ajá! Gianni Bartoli. Via Caravelli, Venecia.

ITALIA – CASA DE LA ÓPERA.

FABIO (en off): No es la cantidad de trabajo lo que me preocupa. Quizá la marea haya arrasado con él, o quizá Gianni nunca consiguió… No sé. La cuestión es que su tumba no nos ha ofrecido nada… “sustancial”. Es todo muy interesante, estoy seguro…

FABIO: …créeme, pero, ¿No crees que estamos dando vueltas sobre lo mismo?

MARCO BARTOLI: Algún día recibirás tu merecido por ser tan bocazas, Fabio.

FABIO: Ey, es sólo una corazonada, pero creo que pierdes el tiempo buscando allí.

MARCO BARTOLI (con enfado): ¿Tan frágil es tu fe? Relájate y respira hondo. La corazonada, Fabio, es un presentimiento demasiado simple.

MARCO BARTOLI (en off): Un presentimiento sincero quizá, pero no iluminado. Cuando mi padre se marchó, siendo yo un niño, me confió que había sido iluminado, llamado por algo…

MARCO BARTOLI: … Más grande que un simple impulso. Él poseía el Seraph.

MARCO BARTOLI (en off): Pero mi padre sólo era una pieza más en el juego. Su muerte…

MARCO BARTOLI: … Trazó un sendero que debe ser seguido por el Único, su hijo. ¿Comprendes? Ten fe, Fabio, y no simples corazonadas. Estamos buscando en el sitio correcto.

FABIO: Lo sé. Y creo en ello, Marco.

MARCO BARTOLI: Bien. ¡Eros! ¿Has terminado… De arreglar ya esa avería?

EROS (con euforía): ¡Sí! (En italiano).

MAR ADRIÁTICO – ÁREA DE INMERSIÓN.

CHAN BARKHANG: Oh, tú no eres uno de ellos.

LARA: ¿Pero tú eres un monje?

CHAN BARKHANG: Hermano Chan Barkhang. Has venido a ayudarme. Has traído la luz a mi alrededor.

LARA (con ironía): ¿La luz? Eran los disparos. Yo creo que no debes quitarles el mérito…

CHAN BARKHANG: Pero tu eres mi guía, la que marcará el camino hacia mi próxima encarnación. Porque ha llegado mi hora, ¿verdad?

LARA: ¿Qué haces tú aquí… Con Marco Bartoli?

CHAN BARKHANG: ¡Nada! Yo he llevado una vida honrada. Estoy aquí sólo por razones que arraigan en el mal más puro, al igual que estuvo mi padre, cuando hundió el barco de Gianni en lo más profundo de estas aguas. Ahora estoy aquí…bueno, he estado aquí… Para impedir que su hijo recupere el Seraph.

LARA (con intriga): ¿El Seraph?

CHAN BARKHANG (con sorpresa): No conoces el trabajo de mi vida ¿Seguro que no estás aquí por ellos?

LARA: Sus cuentos me traen sin cuidado.

CHAN BARKHANG: Ellos quieren el Seraph para desenterrar un tesoro maligno… Que se esconde en nuestro monasterio en el Tíbet.
Desde que nos robaron el Seraph, hace ya siglos, hemos estado sin llave, dependiendo únicamente de nuestras oraciones. Entonces, el ocultista Gianni Bartoli consiguió el Seraph. Sabíamos que con él empezarían los problemas. Centró su vida en antiguas creencias y sectas, y no podía ser detenido con nuestras reverencias y oraciones. Y ahora de nuevo está aquí: Marco, infectado por la locura. Tiene una mente cruel, pero aún no tiene el poder suficiente para saciarla. Así que hemos decidido tomar nuestras armas de nuevo.

LARA (con ironía): Habrá que ir preparando la lejía para acabar con estos gérmenes.

CHAN BARKHANG:  ¿A dónde me vas a llevar ahora? Pensaba que había llegado la hora de mi Descanso Eterno. Creo que el cambio es bueno siempre y cuando sea para descansar. Sí, definitivamente necesito descansar.

INGLATERRA – HOGAR, DULCE HOGAR.

LARA (con ironía): ¿No crees que ya has visto suficiente?

 

© ALEX CROFT